09:35:38 Lunes, 14 Octubre 2019

Se cree que los guanches, el pueblo aborigen de Tenerife, llegó originariamente a la isla desde África entre el siglo I y el II a.C.  

Sus primeros habitantes vivieron en cuevas, que resultaron ser un alojamiento estupendo, ya que los mantenían frescos en verano y calientes en invierno. Se cree que fueron altos y de piel, pelo y ojos claros. 

Nadie sabe a ciencia cierta cómo llegaron a Tenerife, ya que no hay evidencia alguna sobre la manera en la que cruzaron el océano desde África. Una teoría es que fueron abandonados por piratas o desterrados por sus propias gentes. Asimismo, es posible que llegaran a bordo de navíos de juncos. 

La estructura social de los guanches era muy avanzada. Poseían un jefe asesorado por un grupo de consejeros, también considerados líderes. Al final fueron descubiertos por los castellanos, que alabaron su avanzada civilización, tanto que incluso tenían su propia alfarería. La dieta de estos aborígenes incluía carne de cabra y de cerdo, frutas, mantequilla y leche y solían vestir túnicas confeccionadas a partir de cuero y juncos. 

Los guanches no existen ya como grupo étnico, aunque muchos canarios están muy orgullosos de la sangre de sus ancestros que aún corre por sus venas. Las huellas de su cultura aún pueden verse en ciertas palabras de uso común y en algunas tradiciones. Dar a conocer a los niños la vida de los primeros habitantes de la isla es una parte muy importante de la enseñanza en las escuelas. 

De vuelta al siglo XXI, podemos decir que el tinerfeño de hoy en día es cálido, amigable y relajado. Numerosas nacionalidades han visitado la isla y se han establecido aquí desde hace muchísimo tiempo, por lo que hay una gran mezcla de etnias entre sus habitantes. 

Cada isleño posee su propia identidad en el conjunto de las Islas Canarias, según el nombre de la isla en la que viva. Como hemos mencionado ya, a los habitantes de Tenerife se les denomina tinerfeños.